Sabores queretanos

 

La cocina mexicana, como muchos otros aspectos de nuestra cultura, nace del mestizaje. Los ingredientes empleados por los pueblos indígenas desde tiempos ancestrales, derivados en su mayoría de prácticas agrícolas, se combinaron con los productos de la ganadería europea y con otros elementos traídos del Viejo Continente, como el aceite de oliva o el trigo. Gracias a ese intercambio gastronómico, podemos disfrutar del pollo con mole, los tamales con carne de cerdo, o la exquisita variedad de pan dulce.

La gastronomía de Querétaro es uno de los mejores ejemplos de esa cocina mestiza. La mayoría de los platillos típicos incluyen uno o varios de los frutos con los que la tierra obsequia a los habitantes de la región, como las biznagas (un tipo de cactácea), el huamiche y el xoconostle (variedades de tunas). El maíz, el frijol y el chile son las materias primas de muchos manjares. Pero éstos ya no pueden prescindir de las aportaciones europeas, como las carnes, los lácteos y la harina de trigo.

sopa de tortilla

Cuando viajé por primera vez a este bello estado de la república en busca de nuevos sabores, no imaginaba la riqueza que estaba por descubrir. Pronto me di cuenda de que necesitaría un buen tiempo para explorar la región y conocer todos sus secretos culinarios. Más que un cuarto de hotel, me hubiera gustado tener un departamento en Querétaro, para demorarme todo lo que fuera necesario y recorrer cada uno de los mercados, fondas, restaurantes, cocinas y cualquier otro lugar donde se sirvieran las comidas típicas.

Pero incluso en el breve plazo de dos semanas logré probar muchas delicias de la cocina queretana. Ya sea para el desayuno, la comida, la cena o los tentempiés, en Querétaro encontrarán algo exquisito para que cualquier hora del día se convierta en un momento especial. Estas son mis recomendaciones.

Desayunos

Desde temprana hora, las calles de la ciudad se llenan con el aroma de los tamales y las gorditas de piloncillo, que se venden en plazas y mercados. El chocolate y el atole son las bebidas preferidas para iniciar el día. Para un desayuno más completo la opción es el revoltillo, una combinación de huevos revueltos con salsa verde.

Comida

Después de una mañana de paseos por la ciudad o a la mitad de una jornada de trabajo es necesario recuperar las fuerzas. Por fortuna, los platillos típicos de Querétaro pueden satisfacer al más hambriento. La hora de la comida es buen momento para probar los tradicionales tacos de carnitas de cerdo, el pollo almendrado, la sopa de elote, las pacholas (tortitas de carne molida empanizadas) o las enchiladas queretanas (rellenas de pollo, bañadas en salsa de chile guajillo y cubiertas con cuadritos de papas y zanahorias cocidas).

Cena

Si después de probar alguno de los platillos anteriores alguien llega con hambre a la hora de la cena (o bien, para la cena del día siguiente), puede darle una oportunidad a los antojitos. Hay puestos y restaurantes que atienden hasta pasada la media noche y en los que encontrarán huaraches, guichepos (tamalitos dulces de elote) o gorditas de migajas (rellenas con pedacitos de chicharrón prensado).

Postres y tentempiés

Para endulzarse un poco la vida o mitigar el hambre antes de la comida principal, deben probar los dulces típicos de Querétaro. Encontrarán jamoncillos de biznaga, buñuelos, garbanzos con azafrán y canela, natillas y camote dulce con leche.

Bebidas

En Querétaro se producen excelentes vinos, pero si buscan algo exclusivo de la región, prueben el atole de aguamiel, la “prodigiosa” (bebida de maíz y frutas, recomendada para aliviar la resaca) o el menjengue (licor elaborado con maíz, pulque, piña, plátano y piloncillo).